vivir sin el móvil

Adicción al móvil ¿Cómo dejarla?

No vayas a desesperarte si repentinamente no tienes la voluntad de romper el vicio de tener el móvil en tus manos en todo momento, es algo que se tiene que trabajar durante varios días y semanas. En algunos casos hasta son meses en los cuales debemos poner el máximo de nuestra parte.

Si estás pensando en cómo vivir sin mirar el móvil todo el rato has llegado al lugar indicado. Tan solo quédate bajo estas líneas y échale un vistazo a todos los tips que te van a ayudar a cumplir con tus objetivos.

 La nomofobia 

Esta es una enfermedad o condición que presentan aquellos usuarios que necesitan tener en sus manos el móvil en todo momento y que tienen pánico a olvidarlo en cualquier lugar.

Cuando este vicio es superado no solamente el usuario se cura de esta enfermedad, sino que va a ahorrar mucho dinero. Además de que va a olvidarse de muchas complicaciones como el tener que cargar el móvil siempre y va a disfrutar más su vida. Todo un pack de soluciones que tan solo requieren de voluntad y determinación. 

Tips para tratar la nomofobia

Con los tips que te presentaremos a continuación vas a poder dar frente a este mal. Algunos de ellos quizás te parezcan más que obvio o algo contradictorios con nuestra sociedad actual en la que domina la inmediatez. Sin embargo, en cuanto los apliques te podrás dar cuenta de que va a ser sentirse libre.

Cancela los planes ilimitados

Si, así como lo lees, olvídate de los planes de internet ilimitado. El mismo que con tanta frecuencia te recomendó el operador móvil argumentando que de esta forma no tienes que preocuparte por cuantos megas estás consumiendo.

En parte esto es verdad, aunque es un arma de doble filo, ya que al saber que es ilimitado entonces con más razón aún pasarás gran parte del día metido allí. Mientras que, si sabes que tan solo cuentas con un plan limitado, seguramente tus hábitos de navegación van a cambiar.

En un comienzo este primer paso te hará sentir un poco asfixiado, pero con el tiempo verás que no es tan grave, el mundo continúa girando y no se termina si apartas la el entorno virtual por un tiempo.

Olvídate de ciertas aplicaciones

A pesar de que esto suene algo drástico, resulta ser una excelente idea eliminar ciertas apps como Twitter, Instagram y Facebook. Ahora que no las tiene instaladas va a darle mucha flojera el entrar siempre por las versiones web para su revisión hasta el punto que no le va a importar estar en ellas.

Un no rotundo a los cargadores

El hecho de no disponer de estos aparatos puede ser visto como una salvación. Piénsalo, cuando no tienes mucha batería y andas sin el cargador, solamente utilizas el móvil para lo más necesario ¿cierto? Bueno, si desde el momento en que sales tu batería debe durar toda tu jornada y no tienes como cargarlo, vas a utilizar el móvil solamente para lo estrictamente necesario.

Es una manera inteligente de olvidarnos del Facebook por un tiempo y solo pasarás a revisarlo cada dos o tres horas hasta en el punto que se te olvide revisarlo.

Las notificaciones

Cuando tienes las notificaciones activas de todas tus redes sociales y aparecen siempre en tu pantalla, la curiosidad te llama y deseas incontrolablemente dar respuesta a ellas. Si logras configurar tu dispositivo para que estas no se puedan observar, solo vas a enterarte de ellas cuando ingreses directamente a la app.

Ten un momento de relax

Es algo casi cultural el hecho de que los domingos no se trabaja, por ende, no será necesario que estés revisando a cada momento tus redes y el correo hasta los fines de semana. ¿De verdad crees que tengas que revisar siempre? Probablemente no, así que ten calma y tranquilo, te irás acostumbrando.

 Es más que probable que tus amistades y familiares noten el cambio en ti y se alegren de que ahora estés mucho más atento con ellos y les prestes más atención. Incluso en tu relación se encenderá la llama, ya que el móvil no pasará a ser algo fundamental en las citas. Pero si algún conocido, familiar o amistad sigue con el “juego del móvil” actúa de forma drástica y vete lejos de allí.